Calidad vs Cantidad en el entrenamiento.

Jorge Paredes
@TrackCoaching
Head Coach Track Coaching
USA Track and Field & USA Triathlon L1
USOC SafeSport

Con frecuencia atletas  enfocados en correr más   y más kilómetros  cada semana,  incluso, algunos  grupos o clubes  llevan un ranking de sus atletas  que los posiciona en el top 10 de  los que corrieron  más kilómetros en la  semana o en el mes.

Existe una línea muy fina entre  la calidad y la cantidad  del entrenamiento, esta línea es un gran reto para el atleta amateur  de larga distancia (medio y full maraton),  si la sobrepasa  puede caer en el sobreentrenamieto, lesiones  agudas y crónicas,  o estancamiento del fitness,  las cuales  representan grandes pecados capitales para el atleta.

Sin importar el nivel del atleta, básico, intermedio, avanzado,  estas directrices  le  servirán de guía para que la calidad  prevalezca ante la cantidad.

Cantidad de kilómetros:  si entrena para un 21 o 42k, un punto a tener en cuenta es bajo que parámetro entrenará, si trabajará mas volumen “Kilometraje” o trabajará más intensidad “Velocidad”, ambas deben existir y coexistir  el entrenamiento de   larga distancia, pero   siempre una será  más predominante que la otra.

Para ilustrar, si un atleta decide trabajar más volumen en el entrenamiento de 42k, entre  80-120 kms por semana,  su principal objetivo serán  los kilómetros,  la intensidad quedará como  un complemento en 2do plano, ahora bien, si el atleta hace lo inverso, trabaja más velocidad enfocada  para  maraton, el volumen será  menor 45-65 kms por semana y será el complemento en 2do plano.

Algunos prefieren la 1ra opción, otros la 2da, sin importar cuál sea la elección, lo que nunca debe hacer es trabajar  el volumen y la intensidad  con  el mismo grado de importancia. 

Velocidad: conocida  en la planificación como intensidad, siempre debe  estar presente  en el entrenamiento, solo que  su ejecución debe ser  trabajada de lo micro a lo macro,   iniciando a   trabajar  velocidad para  corta distancia , una vez que el atleta ha desarrollado esos umbrales,  puede trabajar en construir los umbrales para  larga distancia.

Recuperación:   aquí se aplica la frase de Ludwing Mies “Menos es Más” llevar un entrenamiento duro  y con poca recuperación es provocar una mutilación súbita al fitness y la salud del atleta.   Existe un principio  básico que  puede  servir de referencia  “nunca realizar 2 entrenamientos duros en menos de 48 horas”,  a simple vista puede parecer trivial, pero es  cierto, incluso,   en algunos casos el atleta necesitará  hasta 72 horas de  recuperación (activa,pasiva) tras un entrenamiento de súper umbrales.

En los  atletas avanzados,  la recuperación es el punto de convergencia del entrenamiento,    ya que entrenan 6 o 7 días a la semana y 2 entrenamientos por día.  La única forma de resistir este tipo de construcción del fitness es mediante  la recuperación (Nutrición+Descanso).

Mantener un balance entre la cantidad de kilómetros, velocidad y recuperación, es  lo que garantiza  al atleta  amateur  un desarrollo  continuo del fitness, conservar su salud física y emocional (no  lesiones), al mismo tiempo que prevalece la calidad ante la cantidad.

Para finalizar, siempre ten  presente estos 3 elemento en forma de ecuación (Entrenamiento  + Nutrición + Recuperación = Rendimiento.)

Subscríbete a nuestro Newsletter